martes, 23 de febrero de 2010

cuaderno de viaje.

Mi flojera por cargar cosas me llevó a usar siempre lo más simple que pude encontrar para dibujar lo que me gusta. Mi material consta de pluma fuente, un pincel y un cuaderno de 4x3 pulgadas. Mi objetivo nunca fue dibujar a detalle, al contrario, apuntes del entorno o de la mente en menos de 5 minutos, la velocidad de los trazos es lo que me llama la atención, y el proceso de engañar un poco a la vista con detalles falsos que no son más que rayas pretendiendo ser un objeto, sombras que toman su propio rumbo por el efecto de absorción del papel al poner agua en las líneas, la distorsión del papel mojado y los colores que se separan de los elementos de la tinta escurrida, un poco de aire soplado con algún popote y listo.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada